Comienza la Digitalización de los Libros de Actas de Pleno desde 1864

Tras el montaje de todo el equipamiento necesario, incluyendo cámara aérea, luces frías, ordenadores, etc. la empresa T-Organiza comenzó el pasado día 30 de julio la tarea de digitalización de los Libros de Actas de Pleno en el Archivo municipal.
Uno de los requisitos era que los equipos debían instalarse en nuestro propio Archivo, pues la documentación histórica nunca sale de nuestras instalaciones a menos que sea requerida por el propio personal del Ayuntamiento, cuando es necesaria para su trabajo; o en ocasiones especiales cuando se trata de una exposición. Otro de los condicionantes era que al tratarse de documentación histórica, los libros no se pueden desencuadernar. Tenemos que preservarlos tal y como están.

Los libros de Actas de Pleno, por su especial relevancia, merecen ser calificados como documentos esenciales. Es preciso conservarlos permanentemente por su valor legal, informativo, testimonial e histórico.
La digitalización de estos libros constituye una medida de protección fundamental, ya que en adelante se evita la manipulación del documento original. Al mismo tiempo, se preserva la información, evitando la pérdida, de estos documentos únicos. Y, desde el punto de vista del acceso y la difusión, nos permitirá en el futuro un mayor alcance, con su puesta a disposición para toda la ciudadanía a través de la red. Por el momento, solo serán consultables en las instalaciones del propio Archivo.

Calculamos que podrían quedar digitalizados todos los libros de Actas de Pleno que se conservan en el Archivo municipal anteriores a la Guerra Civil. Es decir, aproximadamente desde 1864 hasta 1935.

En 1844 y 1854 se practicaron sendos inventarios de la documentación que se custodiaba en el Archivo. Por ellos sabemos que existieron Libros de Actas al menos desde 1570. Esto quiere decir que hemos perdido una parte importantísima de nuestra memoria para saber cómo era Hellín en los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX.
Inventario de Libros Capitulares que existían en 1845

Algunos desaparecieron a causa de la invasión de las tropas francesas en 1812, sin embargo, al menos hasta 1854 se conservó la mayoría.
A través de un documento muy interesante sabemos lo que sucedió los días 18 y 19 de septiembre de 1874. Un grupo de carlistas al mando de Miguel Lozano llegó a Hellín el día 18 de septiembre de 1874 a las 4:30 de la tarde. Calcularon que eran unos 700 hombres de caballería e infantería. Se produjeron numerosos “atropellos” que son descritos en este expediente. Contiene además un inventario valorado de los enseres y efectos sustraídos como: sables, escopetas, munición, trajes e instrumentos de la banda de música...Además de cuatro mil y pico reales de la caja municipal.
Pero además, sacaron, tiraron y quemaron infinidad de papeles de los que existían en los armarios y taquillas de la Secretaría, se apoderaron también del archivo general de municipio del que se extrajeron libros y documentos y papeles que desgajaron, otros se llevaron consigo y otros que quemaron en la hoguera que encendieron en la misma plaza del Ayuntamiento.
Entre 1854 y 1945 no tenemos inventarios de Archivo. Desgraciadamente, en el inventario realizado en el Archivo en 1945 ya sólo se citan Libros de Actas del Pleno desde 1864, aunque con dos lagunas: faltaban los que van de 1870 a 1874 (probablemente los desaparecidos con motivo de la invasión carlista de Lozano) y los comprendidos entre julio de 1885 y diciembre de 1889. Éstos últimos también se perdieron, según se recoge en un acuerdo de 1902 notificado por el archivero:
“El señor Presidente hizo presente a la corporación que por el archivero de este Ayuntamiento se le ha comunicado no existen en el archivo los libros de sesiones de la Corporación correspondientes a julio de mil ochocientos ochenta y cinco hasta diciembre de ochenta y nueve o sea, de cuatro años y medio, cuya noticia ha confirmado dicho señor presidente con el examen o reconocimiento practicado en dicho archivo y según la comunicación expresa notó la falta de expresados libros al organizar el archivo en el mes de julio de mil ochocientos noventa y nueve, cuando fue nombrado para tal cargo. El Ayuntamiento por unanimidad acuerda se ponga este hecho en conocimiento del señor Gobernador Civil de la provincia para lo que proceda”.

Informaciones que no se han podido contrastar, nos cuentan que los libros de Actas de Pleno se conservaron hasta los años 40 del siglo XX, cuando se unieron los Juzgados al Ayuntamiento. Por falta de espacio, de conocimiento y de interés, la documentación antigua fue vendida a un trapero. No sabemos que hay de cierto en esto o si es solo leyenda..., pero, ¿os imagináis que algún día aparezcan todos estos libros desde 1570?


La Tribuna Día 6-8-2018


[1] Acta de 24 de marzo de 1902 Sig. A 294/1 fol. 28v



Comentarios